Madrid Health

Por qué beber agua

marzo 24th 2017

Todo el mundo sabe que beber agua es muy importante, pero ¿realmente bebemos suficiente? Hay muchas personas que creen erróneamente que bebidas como el café, los refrescos, los zumos o el té son un sustituto del agua pura. Sin embargo, la hidratación que proporcionan estas bebidas no se puede comparar con el hecho de beber agua sin más, pues ésta no sólo te hidrata al 100% sino que te mantiene saludable porque ejerce funciones fisiológicas. El agua es la mejor opción de bebida.

Si hacemos la media de los diferentes grupos poblacionales, desde recién nacidos hasta ancianos, la hidratación promedio del cuerpo sería de alrededor de un 60%. Esto significa que nuestro cuerpo está compuesto, de media, de un 60% de agua por lo que es un componente esencial de nuestra salud.

Para hacernos una mejor idea de lo importante que es el agua está comprobado que podríamos sobrevivir un mes sin comida, pero lo más probable es que muriésemos después de estar una semana sin beber agua. Esto es debido a que el agua transporta nutrientes y oxígeno a nuestras células y órganos y, gracias a esto, nuestro cuerpo es capaz de absorber los nutrientes y las sales mejor.

El agua también ayuda a desintoxicar nuestro cuerpo, un proceso muy importante para deshacerse de las impurezas. A través de la orina y el sudor, ambos con alto contenido en agua, se eliminan diferentes toxinas. El aumento del consumo de agua también puede ayudar a reducir el riesgo de formación de cálculos renales. Los cálculos renales pueden formarse cuando la concentración de sal en nuestra orina es alta y el contenido de agua es baja. Beber más agua significa que la concentración de sales se reduce cuando los riñones filtran los productos de desecho a través de la sangre y por la orina.

Especialmente durante el verano, existe un riesgo de insolación mayor, sobre todo si el cuerpo está deshidratado. El mecanismo que utiliza el cuerpo para enfriarse es el sudor. Si estamos deshidratados, el cuerpo es incapaz de sudar y puede “recalentarse”, dañando los órganos internos.

Una ingesta de agua deficiente también puede estar asociada con la presión arterial alta. Los vasos sanguíneos se estrechan cuando no hay una cantidad óptima de líquido en nuestro cuerpo, lo que causará un aumento de la tensión arterial. La presión arterial alta puede conducir a enfermedades cardíacas debido a la tensión ejercida sobre el corazón ya que los vasos intentan compensar la reducción de volumen de sangre. Consumir más agua ayuda a disminuir la tensión arterial y, una tensión arterial más baja ayuda a reducir el estrés en el corazón.

Además, otro beneficio de beber más agua es el de mantenerse más joven. Beber mucha agua ayuda a mantener la piel limpia y fresca, eliminando las impurezas a través de la sudoración. El agua también ayuda a mantener la piel hidratada, por lo que tendrá un aspecto más joven ¡y no solo la de la cara! La piel flácida y arrugada suele ser un signo de deshidratación.

Para muchas personas, el aumento de la ingesta de agua parece una obligación, pero añadiendo unas gotas de limón o unas hojas de menta se consigue dar sabor, ayudándonos a beber más. Tener que tratar de comer frutas ricas en agua, como la sandía, y beber agua con más regularidad durante el transcurso del día. Tener un recipiente, como una botella de agua o una taza, con marcas, motiva a beber más y mantener este hábito durante el día ha demostrado aumentar el consumo de agua sin esfuerzo.