Madrid Health

¿Con qué frecuencia debería ajustarme?

febrero 23rd 2017

No hay una respuesta simple que se ajuste a todas las personas y que responda a la pregunta sobre la frecuencia con la que deberíamos ir al quiropráctico a ajustarnos la espalda. Deben tenerse en cuenta las necesidades individuales y la salud general de cada persona. Dicho esto, una respuesta razonablemente breve podría ser “siempre que tengas una subluxación (o desalineación en la columna vertebral)”. Sin embargo, saber cuándo ocurre puede ser difícil ya que una subluxación puede ser completamente indolora.

Por esta razón, la mejor rutina es visitar a su quiropráctico de manera regular, al igual que visitaría a un dentista para hacerse una limpieza bucal y así evitar las caries. Aunque la frecuencia de los ajustes se basa, principalmente, en sus metas de salud y bienestar, de la gravedad de su problema específico y de la rapidez con que su cuerpo responda al tratamiento.

Si usted es una persona que sigue una dieta saludable, hace ejercicio y tiene una vida relativamente libre de estrés, entonces una visita entre una vez al mes o una vez cada seis semanas puede ser lo más indicado. Esto permite que su quiropráctico trate específicamente cualquier subluxación emergente antes de que se convierta en un problema mayor. Si espera hasta que tenga dolor es probable que necesite más ajustes quiroprácticos para curar el problema que si se ajusta la espalda periódicamente.

Muchos quiroprácticos, incluyendo nosotros mismos, notamos que los pacientes que vienen a ajustarse la espalda regularmente, una o dos veces al mes, rara vez tienen un problema particular y siempre se encuentran mejor y están mas saludables: enferman con menos frecuencia y no suelen coger los virus que rondan en el ambiente, tienen mejor rango espinal de movimiento y tienden a no tener degeneración espinal tal y como se ve en sus radiografías. Todo aquello que hacemos regularmente tiene un mayor impacto en nuestra salud, ya sea cepillarnos los dientes tres veces al día, el ejercicio diario, comer bien mas del 85% de las veces o los ajustes quiroprácticos mensuales. La consistencia es la clave.

Ciertas circunstancias, como una lesión o algún tipo de trauma, pueden requerir ajustes frecuentes al principio, disminuyendo gradualmente a medida que se cura. Para subluxaciones de moderadas o menores, un solo tratamiento puede ser suficiente para aliviar el dolor, pero generalmente no corrige el problema por completo porque no se llega a ver la causa en una sola sesión.

Sin embargo, el éxito a largo plazo del tratamiento también depende de cómo reaccione su cuerpo a los ajustes. Los músculos, las articulaciones y los ligamentos de algunas personas están en excelentes condiciones y una vez que se ha corregido un desajuste, pueden pasar meses hasta que se necesite otro. Otros, especialmente en los casos en que hay mucho estrés en el cuerpo a través de movimientos repetitivos, mala postura, mal tono muscular…etc, tienen que ”educar” a su cuerpo y en concreto, a su columna vertebral, para mantener la alineación a través de ajustes periódicos.

Una consulta con su quiropráctico le puede decir la frecuencia de ajustes quiroprácticos que le proporcionará un mayor beneficio. El quiropráctico trabajará con usted para desarrollar un programa de tratamiento que incluye ajustes, consejos de estilo de vida y ejercicios que puede hacer en casa para acelerar el proceso de curación. Una vez que la curación se ha producido, también puede beneficiarle visitar a su quiropráctico de vez en cuando para un ajuste preventivo y así ayudarle a continuar sin dolor.