Madrid Health

Quiropráctica preventiva (incluso cuando te sientes bien)

febrero 10th 2017

Cada vez la sociedad va siendo más consciente de la salud. Estamos empezando a ver una tendencia que se aleja del típico “me cuido cuando estoy enfermo”, en el que esperamos a que ocurra un problema para preocuparnos y empezar a tratarlo, y se centra más en practicar lo que se conoce como “atención preventiva”, donde se da importancia a minimizar el riesgo de tener el problema.

Pero entonces, ¿qué es exactamente la atención preventiva y cómo nos mantenemos sanos?

En primer lugar es importante analizar cómo vive su vida, ¿lleva una vida saludable o lleva un estilo de vida en el que sabe que determinados hábitos pueden conducir a un problema o a una enfermedad?

Lamentablemente, nos hemos convertido en una sociedad de compradores de medicinas y tendemos a confiar en que esas medicinas nos van a “rescatar” y van a compensar nuestras elecciones no saludables. Pero la verdad es que no hay ninguna medicina que pueda arreglar una dieta pobre, que pueda eliminar las toxinas de los alimentos procesados que comemos o que pueda deshacer nuestra vida sedentaria o nuestra mala condición física. Lo único que podemos hacer para cambiar esas cosas es cambiar nuestro estilo de vida.

Uno de esos cambios que podemos hacer es ir al quiropráctico para ajustarnos la columna vertebral regularmente, incluso si no tenemos dolor. A menudo llamamos a estos ajustes, ajustes de mantenimiento o bienestar. Para comprender la importancia de la atención quiropráctica preventiva, es importante entender el concepto de degeneración por inmovilización.

El componente primario de una subluxación (desalineación en la columna vertebral) es la pérdida de biomecánica o movimiento normal. Hay muchos proyectos de investigación que confirman que esta pérdida de movimiento, eventualmente, causa degeneración lo que conduce a la conclusión lógica de que al restaurar el movimiento adecuado de la columna vertebral, la subluxación desaparecerá o se corregirá.

Al igual que el ejercicio es importante para la salud y el bienestar general, la quiropráctica es importante porque se centra en conseguir más movimiento en nuestras vertebras.

El movimiento en nuestra columna vertebral crea la mayoría de estimulaciones que nutren al cerebro por lo que cuando no tenemos la columna alineada o perdemos la movilidad en las vértebras, se degeneran las articulaciones y disminuye la estimulación del cerebro.

La degeneración por inmovilización está confirmada por estudios de investigación desde hace mas de 40 años. La literatura demuestra que una articulación que ha perdido un grado de su movimiento normal comenzará a degenerarse durante esa semana. Eso significa que una vez que la subluxación ocurre en la columna vertebral, casi inmediatamente comienza el proceso degenerativo. Es importante darse cuenta de que este proceso puede ocurrir sin dolor, incluso cuando se ha producido una degeneración significativa. Esta es la razón esencial por la cual no necesita estar con dolor para ajustar su columna vertebral.

La pérdida de movimiento en determinados segmentos de la columna vertebral conduce a un aumento de los nociceptores, que son los receptores que se disparan cuando se detecta un daño, y se produce el envío de señales de dolor a la médula espinal y al cerebro. Estos impulsos explican cambios sistémicos más autónomos que pueden ocurrir sin la percepción del dolor. Este es el mismo mecanismo neuronal que hace que algunos procesos de enfermedad grave progresen sin previo aviso. Básicamente lo que esto significa es que si permitimos que nuestro cuerpo progrese en esta dirección, nos dirigimos hacia un estado de alarma y adaptación, y finalmente fatiga, degeneración y enfermedad. Sin embargo, si restauramos la biomecánica adecuada a estos segmentos espinales, reducimos los niveles de la hormona del estrés en el cuerpo y restauramos la correcta comunicación entre el cerebro y el cuerpo, que a su vez restaura la salud y la función en nuestro cuerpo. Esto lo podemos conseguir a través de ajustes quiroprácticos regulares.

Entonces, ¿cómo nos beneficiamos cuando somos capaces de reducir la carga de estrés en nuestro cuerpo? Nos beneficiamos en numerosas funciones como la función inmune, las alergias, el asma, la ansiedad y los cólicos por nombrar sólo algunos. Estos muestran hasta qué punto el efecto de la atención quiropráctica puede tener en nuestro cuerpo.

La investigación demuestra que estamos mucho más sanos con una columna vertebral que se mueve correctamente, no importa cómo nos sentimos o cómo sean nuestros síntomas.