Madrid Health

Los 5 errores más comunes en relación a sus zapatos

enero 31st 2017

El pie posee 26 huesos, 33 articulaciones, 19 músculos y alrededor de 100 tendones, lo que supone que un 25% de su esqueleto está en los pies y, por lo tanto, es imprescindible cuidarlos. El pie es lo suficientemente fuerte para aguantar millones de pisadas, sin embargo como todo en la vida, un mal uso puede traer consecuencias lamentables.

Aquí van los 5 errores que cometemos todos los días con el calzado:

  1. El zapato es demasiado estrecho: el pie tiene que poder expandirse al máximo a lo ancho cuando calzamos el zapato. Si no lo hace, el pie estará sujeto a presiones por distintas partes que repercuten en los tobillos, las rodillas, las caderas e incluso la columna vertebral. En este punto, los zapatos de vestir para hombre y los peep toe junto con los zapatos de punta de las mujeres son los más desaconsejados.
  2. El zapato es demasiado duro/no es flexible: Si no puedes presionar correctamente con el dedo gordo durante la pisada, esa presión va a otras partes de su cuerpo como la rodilla o las caderas. ¿Alguna vez se ha preguntado porqué cuando llegamos a casa estamos deseando quitarnos los zapatos?
  3. El zapato es demasiado plano: ¡si, es posible! No todos los pies son perfectos y un zapato demasiado plano en una persona que necesita la zona interior más elevada, por ejemplo, puede hacer que el cuerpo trabaje el doble para estar equilibrado y pueda compensar el zapato. Debido a esto, podría estar sometiendo a todo su esqueleto a trabajar forzadamente.
  4. Tacones: ¿son buenos o malos para la pisada? Esto depende de cada cuerpo, pero sobre todo, depende de la altura del tacón. La mayoría de los zapatos de hombre tienen un tacón adecuado pero en el caso de los de las mujeres, normalmente, son demasiado altos, lo que puede forzar la pisada y empeorar la postura.
  5. No llevar plantillas: Lo sabemos, son CARAS pero también hay que decir que en la mayoría de los casos, ayudan a nivel de los dedos de los pies, del talón, de las rodillas e incluso de la cadera. A corto plazo, es un fastidio el gasto y el poder adaptarlas en los zapatos que usamos normalmente, pero a largo plazo, el beneficio es impensable no sólo para corregir la pisada sino para mejorar la postura.

Los zapatos son salud, ¡cámbielos si nota que cumplen alguna de estas características! Y en cuanto a las plantillas, pásese por Madrid Health Consulta Quiropráctica para evaluar la pisada; ese dolor de espalda al final del día o el que le baja por la pierna desde el glúteo vienen de la columna vertebral y podrían desaparecer con tratamiento quiropráctico y unas plantillas ajustadas a su pisada.